Close

Misión y Visión

Nuestros objetivos

Misión

Los colegios de la Obra Misericordista de Buenos Aires asumen la tarea educativa que les es propia por el carisma fundacional, en el marco de la misión evangelizadora de la Iglesia Católica. Por eso quiere ofrecer a la comunidad un testimonio de vida cristiana y misericordista, “una educación integral y armónica del alumno/a, buscando la formación de una persona atenta a los valores del espíritu, en sintonía con una sociedad en búsqueda, comprometida con una Iglesia cuya opción preferencial son los pobres, preocupada por toda situación de injusticia y de marginalidad que la rodea, solidaria con las personas que sufren por una u otra causa”.

Fieles al método de la presencia, que ha inspirado al Padre Víctor Scheppers, fundador de la Obra Misericordista, queremos ser una presencia atenta y amorosa en la comunidad; una presencia que nos abra al conocimiento de todos porque se favorece el contacto en cada situación en particular. Este estilo que no se preocupa tanto de defender de los peligros por miedo a riesgos y a eventuales errores, sino que intenta proponer, estimular, hacer crecer, animar a la persona para que llegue a ser lo que originariamente es y debe ser, según el proyecto de vida y las opciones que intuye y que pretende hacer propias dentro de la vocación personal.

Por tanto para nuestra misión:

Creemos que nuestros colegios deben ser ante todo una comunidad, que inspirados en los valores evangélicos, busquen un ambiente de diálogo, participación, corresponsabilidad, tranquilidad, armonía, respeto,  disciplina.

Anhelamos crear un ambiente animado por el espíritu de responsabilidad y esperanza que haga posible un diálogo permanente entre fe y cultura a través de nuestra propuesta educativa. Inculturando el Evangelio, queremos descubrir y ayudar a descubrir las semillas del Verbo en la cultura actual.

Asumimos los objetivos del Episcopado Latinoamericano,  y el objetivo general del Padre Víctor que animaba a los alumnos a “crecer en la virtud, amar a la Iglesia y servir a la sociedad”.

Queremos, siguiendo nuestro ideario que nuestros proyectos estén orientados a:

  1. Generar espacios de reflexión que haga a nuestra comunidad educativa una comunidad que ayude a humanizar y personalizar al hombre, para  que desarrolle plenamente su pensamiento y su libertad.
  2. Despertar en cada miembro de la comunidad interés por la realidad social latinoamericana impregnada por una cultura profundamente cristiana en la que, sin embargo, coexisten valores y antivalores, luces y sombras.
  3. Recrear permanentemente las pautas culturales y las normas de interacción social de modo que se posibilite la formación de una nueva sociedad, verdaderamente participativa y fraterna.
  4. Que nuestros alumnos sean sujetos activos, no sólo de su propio desarrollo, sino también al al servicio del desarrollo de la comunidad: educación para el servicio. (Cf. Puebla 1025-1026).
  5. Anunciar a todos la Buena Nueva de Jesús para poder vivir en la fe y en la práctica de buenas obras, fomentando hábitos que reflejen en el ser y en el actuar un espíritu de humildad, de servicio y de amor por la verdad.
  6. Estimular una actitud responsable hacia la Comunidad Eclesial y la Sociedad Civil.
  7. Dar los alumnos una sólida formación profesional, en consonancia con su edad y su condición, y que les facilite la inserción en la vida laboral y social.
  8. Inculcar en el corazón de toda la comunidad una profunda y tierna devoción a la Virgen María. (Posito. Vol 1 Pág. 31).

Contamos con un grupo humano calificado profesionalmente y comprometido personalmente con una propuesta educativa sólida e innovadora, con trayectoria y apertura y con los recursos y medios necesarios y actualizados para los fines propuestos.

Pedimos la bendición de Dios y la intercesión de P. Víctor y Santa Nazaria

Visión

El instituto formará personas que centren su vida en los valores cristianos, desde el carisma propio de la Obra Misericordista y los aportes de la espiritualidad del Padre Victor y la Santa Nazaria Ignacia.

Estos caracterizan la propuesta educativa que quedará expresada en:

  1. La visión integral de la persona humana, abierta a la trascendencia, en constante búsqueda de Dios a través de su Hijo y de la Iglesia.
  2. La práctica del servicio, ofrecido a Dios y para beneficio de los otros.
  3. La excelencia académica.
  4. Una concepción integral de los procesos educativos que incluyen los aspectos religiosos, humanos, intelectuales, afectivos, comunitarios y corporales de la persona.

Por eso:

  1. Trabajamos en una comunidad educativa formada por Hermanos Misericordistas y laicos comprometidos con el carisma, docentes, alumnos y ex alumnos comprometidos con los valores del Evangelio.
  2. Crecemos y nos educamos según la visión Misericodista de Dios, la persona, el mundo en el marco de la misión de la Iglesia y del Evangelio.
  3. Promovemos una maduración de la fe personal y comunitaria con sincero respeto de la libertad y la situación evolutiva de cada persona.
  4. Queremos ayudar, desde nuestro compromiso con la educación a formar ciudadanos responsables y creativos que, desde los valores del Evangelio, modifiquen la sociedad en la que viven.
  5. Estamos atentos a los requerimientos de esta sociedad, del mercado laboral, del mundo universitario y de las nuevas tecnologías,  para que la propuesta educativa nunca se aleje de la realidad concreta.
  6. Pensamos el servicio como eje de nuestra vida, desde el carisma del Padre Victor (“hechos, no palabras”) y de la Santa Nazaria Ignacia (“Bajar a la calle”).
  7. Inculcamos a nuestros alumnos el valor del estudio cotidiano, la reflexión, el pensamiento crítico, la participación responsable, la solidaridad, el compañerismo, la amistad y el respeto del otro.